Subscribe to Zinmag Tribune
Subscribe to Zinmag Tribune
Subscribe to Zinmag Tribune by mail

Mujeres, poetas... maravillosas mujeres

Publicadas por juan alberto Guttlein
Queridos amigos, a pesar de reconocer voces de mujeres en todas las disciplinas culturales argentinas, no había subido aún, algo que contemplara el trabajo poético esencialmente femenino, y no podían faltar dos mujeres, que aunque sean nacidas en otros lugares, pasaron a ser propiedad del amor de sus lectores argentinos.


Alfonsina Storni
Nació en Sala Capriazca (Suiza), pero pasó sus primeros años en las provincias de San Juan y un paso por nuestra Santa Fe., hasta que en 1911 se radicó en Buenos Aires.
Perteneció a la Escuela Romántica.
Su poesía es tumultuosa, apasionada y sincera, con un marcado predominio de tono panteísta. En ella se revela una intensa vida interior y finísima sensibilidad. Murió en Mar del Plata, buscando escapar al miedo del amor, como dijo alguna vez.


El divino amor

Te ando buscando, amor que nunca llegas;
te ando buscando, amor que te mezquinas.
Me aguzo por saber si me adivinas;
me doblo por saber si te me entregas.

Las tempestades mías, andariegas,
se han aquietado sobre un haz de espinas;
sangran mis carnes gotas purpurinas
porque a salvarte, oh niño, te me niegas.


Mira que estoy de pie sobre los leños,
que a veces bastan unos pocos sueños
para encender la llama que me pierde

Sálvame, amor, y con tus manos puras
trueca este fuego en límpidas dulzuras
y haz de mis leños una rama verde.

(De "Momentos —amargos, selváticos, tempestuosos—")



Julia Prilutzky Farny.
Nacida en Ucrania y radicada en nuestro país siendo niña.
Julia adoptó Argentina como su país natal, y no hay dudas de ello, solo basta leer sus trabajos, conocer algo de su vida para interpretar su amor por ésta tierra bendita.
Es una de las más caracterizadas representantes de la generación poética Argentina del '40.

Soneto IX

Un día te querré... Un día: ¿cuando?
No lo sé, ni me importa, todavía.
Tan segura de amarte estoy, un día,
que ni anhelo ni busco: voy andando.

Mi mano que la espera va ahuecando,
hoy reposa indolente, blanda y fría.
Un día te querrá... Hoy sólo ansía
encerrase en la tuya, descansando.

Mi amor sabe aguardar. No es impaciente:
su deseo es arroyo, y no torrente
que hacia ti, con certeza, sigue andando.

Y una tarde cualquiera y diferente
me he de dar a tu amor, serenamente.
Un día te amaré: ¿qué importa cuando?

(De «Viaje sin partida», 1939)

You can leave a response, or trackback from your own site.

0 Response to "Mujeres, poetas... maravillosas mujeres"

Lorem Ipsum dolor...

Por colaboraciones, publicar artículos o solo para retarme o saludar, comunicarse a:
-------------------------------
jagperiodismo@gmail.com
-------------------------------

Labels